domingo, 21 de julio de 2019

El Plan Vida y la experiencia de las manzaneras de la gobernación Duhalde



Aritz Recalde, junio 2019

En el mes de septiembre del año 1994 el Consejo Provincial de la Mujer[1] de Buenos Aires lanzó el Plan Vida. Según lo planteó su fundadora Hilda “chiche” González de Duhalde, la iniciativa tuvo un origen[2] histórico en la Municipalidad de Lomas de Zamora, que en el año 1970 emuló el Plan Nacional de Alimentación Complementaria de la Unidad Popular chilena de Salvador Allende (González de Duhalde 2002: 93).
Los recursos del Plan Vida eran originarios del Ente de Reparación Histórica del Gran Buenos Aires para la zona del conurbano y del Consejo Provincial de la Mujer para el interior de la provincia.  
La propuesta se implementó de manera cogestionada entre el Estado provincial y municipal y las organizaciones libres del pueblo. La ejecución del Plan fue participativa y se desenvolvió con las Trabajadoras Vecinales (“manzaneras”), las familias y las instituciones barriales. En palabras de González de Duhalde el Plan “estableció un eje especifico con el objetivo de fomentar las potencialidades de las comunidades para organizarse y buscar diferentes estrategias para la resolución de los problemas, respetando sus particularidades y su historia” (González de Duhalde 2002: 98).

La estructura de gestión del Plan Vida fue la siguiente:

Consejo Provincial de la Mujer
Unidad
Ejecutora
Provincial

Su tarea fue la planificación general y la implementación del Plan. Capacitó al personal en los municipios y los barrios. Evaluaba el programa y con ese fin organizó Jornadas mensuales y utilizó la información de las Unidades Sanitarias y la generada por los técnicos zonales
Unidades Coordinadoras Municipales
Coordinaban a nivel municipal las políticas de salud y de nutrición. Comunicaban a los vecinos los calendarios del Plan. Evaluaron el programa en conjunto con la Unidad Ejecutora Provincial.

Referente zonal

Coordinación Distrital
Estuvo a cargo de un grupo de personal técnico y trabajó como un nexo entre las Unidades Coordinadoras Municipales y las manzaneras.

Cada 20 manzaneras se designó un “coordinadora” que participó de la mesa de Coordinación Distrital.

Nivel barrial
Se crearon zonas compuestas por cuatro manzanas a cargo de dos manzaneras (titular y suplente). El Plan funcionaba en casas particulares y las manzaneras tenían a cargo hasta 190 niños (de 0-5 años) y 35 embarazadas.

El Plan Vida se implementó en localidades de más de 20.000 habitantes y cuya población padecía necesidades básicas insatisfechas. La propuesta intentó revertir las enfermedades y la mortalidad materno-infantil. El Plan se orientó a que los menores de cinco años y que las madres embarazadas tengan atención de salud y que adquieran una cobertura básica nutricional. La iniciativa incluyó la capacitación de las manzaneras y de los vecinos, la asistencia médica y el seguimiento personalizado de la maternidad en situación de riesgo. Se fomentó la lactancia materna y se acompañó a las mujeres y a sus familias en la asistencia para el parto y el cuidado de los bebes.

La iniciativa tuvo tres grandes módulos que eran:
- Sanitario. Se desarrolló una red de asistencia a niños y a embarazadas y se capacitó a la mujer gestante. Se fortaleció la tarea de la familia y de la comunidad en el control del niño recién nacido. El Plan vinculó las necesidades de los vecinos con las unidades sanitarias, los hospitales y con los servicios de emergencia. El programa difundió los planes de vacunación y las campañas para prevenir enfermedades. 
- Nutricional. El Plan distribuyó alimentos frescos y secos a los niños menores de 5 años y a mujeres embarazadas. La ración era de medio litro de leche fresca diaria -y en polvo para el interior-, tres huevos y de manera rotativa se entregaban un kilo de arroz/harina/fideos semanal. Se distribuía 1 kilo de azúcar mensual. Se reforzaba la cantidad de leche en los bebes de 6 a 12 meses. Se capacitó a las familias en normas de higiene y manipulación de alimentos.
- Organización comunitaria. González de Duhalde sostuvo que las políticas de la Gobernación “tratan de fomentar las capacidades locales para lograr la sustentabilidad más allá del apoyo del Estado, implicando la formación de funcionarios, técnicos locales y líderes comunitarios” (González de Duhalde 2002: 92). El Plan Vida se ejecutó con la participación de los vecinos y de las instituciones existentes en cada barrio. La propuesta requirió una importante logística que incluyó la movilización de recursos materiales y humanos y con esa meta se implementaron capacitaciones para la gestión y la promoción de la tarea comunitaria. 

 La tarea de las manzaneras
“La propuesta de la participación de la mujer en las redes barriales solidarias cumple un doble objetivo: tomar para la formación de la red al actor social más capacitado para el desempeño de la función y motivarla a través de las tareas de organización y capacitación para proyectarse en una realidad más abarcadora que las cuatro paredes de su casa. La conformación de una red de trabajadoras vecinales en el nivel comunitario fue y es una herramienta útil porque propicia la participación y la organización de los vecinos en el barrio, generando practicas autogestivas”. (González de Duhalde 2002: 97).

El Plan Vida fue implementado inicialmente por el Consejo Provincial de la Mujer y luego desde el Ministerio de Familia y Desarrollo Humano. González de Duhalde  puntualizó cuál era el origen de la dependencia institucional del programa y la importancia de la mujer en su implementación:

“Muchos podrán preguntarse por qué los programas sociales fueron liderados por el Consejo Provincial de la Mujer. La respuesta no se encuentra si se piensa en la mujer como género. La mujer es mucho más que el género en su participación social, porque en nuestra cultura sudamericana se transforma en la articuladora de la comunidad. Es a su alrededor que se construye la familia, que se establecen las redes solidarias naturales e incluso, en los últimos tiempos, son ellas quienes llevan adelante tareas de protesta o reivindicación que sobrepasan con mucho su rol de género. Entonces, cuando pensamos en la mujer como articuladora de la estructura funcional de las comunidades bonaerenses es cuando comprendemos por qué esta institución aparentemente focalizada fue en realidad el lugar ideal para comenzar una tarea que tuvo por objeto a todos los sectores necesitados de la comunidad” (González de Duhalde 2002: 44).

Las manzaneras eran trabajadoras voluntarias y no cobraban por su tarea y se eligieron en asambleas conformadas con participación de vecinos y de instituciones y organizaciones de cada barrio (sociedades de fomento, parroquias, escuelas, etc.-). El concepto de solidaridad y de compromiso social fue el articulador de la política pública. El perfil de las mujeres seleccionadas tuvo que ver con su representatividad frente a los vecinos y tal cual puntualizó González de Duhalde a “pesar de su incorporación al mercado de trabajo en los últimos tiempos, las actividades barriales relacionadas con estrategias de supervivencia continúan siendo un aspecto central de su actividad” (González de Duhalde 2002: 96). Las manzaneras tenían que residir en la zona y disponer de tiempo para implementar el Plan. Su casa funcionaba como depósito y como centro de distribución de los alimentos. 
Las manzaneras identificaban los domicilios y a los beneficiarios del Plan y recibían, distribuían y controlaban la entrega de los alimentos. Las trabajadoras llevaban planillas de registro e informaban los avances a la Unidad Coordinadora Municipal.
Las manzaneras organizaban a los vecinos y a partir de esta red humana impulsaban capacitaciones y diversas acciones sociales. Su rol fue importante para simplificar la implementación de las políticas públicas en los barrios y para acercar a los vecinos a los gestores públicos.

El impacto del Plan Vida
Beneficiarios
                                                   1994           1997             1999
Beneficiarios directos
62.000
971.011
1.087.081
Trabajadoras vecinales
1597
25.010
35.000

Mortalidad Infantil en Provincia de Buenos Aires
                                                                            1991         1994           1997         2000
Tasa de mortalidad (por 1000 nacidos vivos)
24,2
21,8
18,8
16,9
Fuente: González de Duhalde 2002

Otros programas de cuidado del niño y de la maternidad de la Gobernación Duhalde
Como complemento del Plan Vida, en 1997 la Provincia lanzó el Programa Comadres orientado al “acompañamiento y contención de mujeres embarazadas y la articulación con las organizaciones de salud”. El gobierno bonaerense capacitaba a las mujeres en el cuidado de los niños menores y en los “riesgos de la primera infancia, significación del juego, lenguaje y creatividad”. Se formaban redes de acompañamiento y de contención de las embarazadas y se reforzó el vínculo entre las organizaciones de los barrios y el sistema de salud. En el año 1999 Comadres tenía 7.747 beneficiarias (González de Duhalde 2002: 71, 114-115, 121).
El gobierno bonaerense implementó en ámbitos municipales y en organizaciones de la comunidad el “Programa Unidades de Desarrollo Infantil”. Entre sus acciones, el Consejo Provincial del Menor otorgaba subsidios y dictaba capacitaciones a miembros de los Jardines Maternales (niños de 0 a 5 años), en la Casa del Niño (niños de 6 a 13 años) y en los Centros de atención integral a niños con necesidades básicas insatisfechas (González de Duhalde 2002: 71).

Actualidad y perspectivas
“El proceso de globalización económica neoliberal produjo en los últimos años una doble transferencia de recursos: a) de los pobres a los ricos, y b) de los países pobres a los países ricos. Ello aportó inmensos bolsones de pobreza, con su natural consecuencia de la exclusión social”. Eduardo Duhalde

Han pasado más de dos décadas de iniciado el Plan Vida y tal cual menciona en el epígrafe  el ex gobernador Duhalde, la pobreza, la exclusión social, la precariedad del trabajo y la falta de atención sanitaria siguen azotando a millones de bonaerenses. En la actualidad y según datos del INDEC, de la UNICEF y del Observatorio de la Deuda Social de la Argentina, casi la mitad de los niños de la provincia de Buenos Aires padecen la pobreza monetaria y sufren distintas privaciones vinculadas a esa condición. Como resultado de la fragilidad laboral y social de las familias argentinas, en septiembre del año 2018, 3,9 millones de niños recibieron la Asignación Universal por Hijo (incluyendo a los destinatarios de la protección por discapacidad). Esos datos reflejan la terrible dimensión económica y social de las políticas económicas neoliberales y también demuestran la incapacidad de la política argentina para resolver el problema estructural de la pobreza y del abandono de la niñez. 
El Plan Vida implicó una intervención fundamental de la mujer en la gestión política local y reforzó en la comunidad los valores morales del cuidado del niño y de las embarazadas. La iniciativa incluyó de manera protagónica a las instituciones barriales y con ello canalizó y potenció la cultura organizacional y solidaria de los bonaerenses.
Las redes de trabajo creadas fueron fundamentales para acercar al Estado provincial a los barrios más remotos y permitieron que los programas de salud alcancen a poblaciones vulnerables históricamente postergadas.   
A la salida del gobernador Eduardo Duhalde en el año 1999, la estructura del Plan Vida y el accionar de las manzaneras fueron paulatinamente abandonados, si bien existieron algunas continuidades[3]. En paralelo, el gobierno provincial delegó buena parte de su tarea de asistencia social a la esfera del Estado Nacional. La ejecución de programas fue descentralizada en diversas organizaciones políticas que negocian y/o disputan con la esfera Nacional la asignación de los recursos. El accionar del Estado provincial en los barrios fue debilitado y se rompieron muchas de las redes de intervención comunitaria que eran sumamente importantes.

Frente a ese panorama, consideramos central reconstruir el Estado Bonaerense que debe convocar a la comunidad a superar la situación de emergencia social existente. El Plan Vida fue una experiencia que demostró la potencialidad trasformadora que encarnan la organización vecinal, la participación política de la mujer y su familia y del conjunto de las fuerzas vivas y solidarias del pueblo.


Anexo
Instituciones Bonaerenses de gestión de la política social 1991-1999
1991 Ministerio de Acción Social
1987/91 Consejo Provincial de la Mujer (Ley 11.097)
1992 Ministerio de Salud y Acción Social
1994 Ministerio de Familia y Desarrollo Humano
1995 Consejo Provincial de la Familia y Desarrollo Humano (Ley N° 11.737)
1995 Consejo Provincial del Menor

Programas sociales alimentarios
Nacionales: Programa Copa de Leche (1930), Programa Materno infantil (1936), Programa de Promoción Social Nutricional (1972), Programa Alimentario Nacional (1983), Programa Bono (1989), Programa Pro-Huerta (1990), Programa materno infantil y nutrición (1992), Programa de Alimentación y Nutrición Infantil (1995), Programa Unidos (2000), Asignación Universal Por Hijo (2009). Bonaerenses: Programa Alimentario Integral y Solidario (1990), Programa Social de la Familia Bonaerense Eva Perón (1992), Plan Vida (1994), Plan Mas Vida (2001) (González de Duhalde 2002) (Villalva 2006).

Bibliografía citada
González de Duhalde (2002) El Plan Vida, Temas.
Duhalde Eduardo (2011) De Tomás Moro al Hambre Cero, Planeta.
Recalde Aritz (2018) Políticas para la mujer durante la gobernación de Antonio Cafiero, Revista Movimiento. 
Tuñón I. Poy S. (2019) Pobreza, derechos e infancias en la Argentina (2010-2018), ODSA, UCA.
Villalva Adriana (2006) La participación de la comunidad en la implementación de Programas Sociales, CEDES – FLACSO.





[1] El Consejo Provincial de la Mujer fue creado por el gobernador Antonio Cafiero con el Decreto 17/87. Luego fue aprobado por la ley 11.097/91.
[2] En el año 1992 con el Decreto 1685 se creó el “Programa Social de la Familia Bonaerense Eva Perón" dependiente del Ministerio de Salud y Acción Social. Tenía tres componentes: Materno-infantil, Comedores Escolares y Plan P.A.I.S. (Programa Alimentario, Integral y Solidario).
[3] La Ley Nº 14245 de 2012 creó un “régimen especial de subsidios para las Trabajadoras Voluntarias Vecinales conocidas como “Manzaneras y/o Comadres”, que realizan trabajo social gratuito en la implementación y ejecución del “Plan Más Vida”. Si bien se reglamentó por decreto 600/12, prácticamente no se implementó.

lunes, 24 de junio de 2019

El Plan P.I.B.E.S de la gobernación de Eduardo Duhalde


Aritz Recalde, junio 2019

En el año 1993 la Dirección General de Escuelas lanzó el “Programa Infantil Bonaerense Educativo Solidario” (P.I.B.E.S). A partir de 1996 la iniciativa tuvo algunas modificaciones y pasó a denominarse “Programa Pibes Bonaerenses”. La iniciativa fue financiada por el Ente del Conurbano Bonaerense y la Coordinación estuvo a cargo de Ángel Oviedo.
El propósito del P.I.B.E.S era brindar una experiencia educativa y recreativa a estudiantes bonaerenses, con el objetivo de “conocer e investigar otros ámbitos de la Provincia, desde sus aspectos geográficos, históricos y socioculturales, con orientación ecológica”. Con esta finalidad, eran llevados a la Costa Atlántica los alumnos de 7mo grado (1 año del tercer ciclo del E.G.B.) de escuelas públicas y especiales de poblaciones de bajos recursos.
Previo al viaje (Etapa Escolar) los responsables educativos de las áreas de Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Formación Ética y Ciudadana y de Educación Física, abordaban en clase los temas - problemas de discriminación, de prevención de adicciones, de convivencia, de identidad, de cuidado del ambiente y de derechos humanos y del niño. Estos contenidos eran retomados para trabajar con los estudiantes durante la estadía en la Costa Atlántica (Lección Paseo).
La permanencia en las ciudades balnearias era de seis días y de cinco noches y se visitaron las localidades costeras de Mar del Plata, Miramar, San Bernardo, Villa Gesell y Necochea (PIBES 1995; 1996). La iniciativa incluyó juegos motores, excursiones al aire libre, vida en la naturaleza y actividades deportivas (PIBES 1996).

Entre los años 1993 y 1997 participaron el importante número de 250.000 estudiantes:
1993
1994
1995
1996
1997
69.133
90.702
103.337
135.000
147.000
Elaborado en base a datos de Pibes Bonaerenses 1998

La función social del P.I.B.E.S
Muchos de los niños que participaron de la experiencia no conocían la Costa Atlántica, no habían estado en un hotel o directamente no habían salido de viaje y de vacaciones. El P.I.B.E.S buscó la igualdad de posibilidades y la equidad social para los hijos de las familias humildes. 
La maestra Adriana Pérez Garmendia intervino con sus alumnos en el Programa y escribió una emotiva reflexión. Mencionó que los adultos estaban más entusiasmados que los hijos, ya que “en su mayoría no han ido de vacaciones en toda su vida”. Destacó que todos los niños tenían que tener las “mismas oportunidades” y para eso debían poder “conocer” otra realidad ya que “compartir una habitación bien arreglada, un baño confortable, una mesa bien servida puede ser un gran incentivo para no resignarse con lo que heredaron. Porque estoy convencida que estos casi jóvenes podrán gozar de estas circunstancias como sus padres no pudieron hacer, y no por no merecerlas. Porque los únicos privilegiados son los niños, no como un dicho, sino como un derecho adquirido, por el mero hecho de ser niño. Y porque deseo que dentro de un corto tiempo, poder hablar de la palabra mar, no esté más vacío de contenido en poesía o geografía, sino una vivencia feliz, tangible y real que marcará seguramente un antes y después del Programa Pibes Bonaerenses” (Pibes Bonaerenses 1998).
Los reportes pedagógicos elaborados por los profesores del Programa, dieron cuenta de que los niños reforzaron vínculos de convivencia, de tolerancia y de cooperación y que muchos menores problemáticos mejoraron el comportamiento con sus compañeros y con los docentes.

Pibes Bonaerenses
En 1996 la Dirección General de Cultura y Educación realizó reformas al Programa inicial. A partir del formato “Pibes Bonaerense” participarían 5to, 6to y 7mo grado. El universo de estudiantes no sería meramente el de las escuelas del conurbano de zonas de bajos recursos, sino que se abrió a todos los establecimientos de la provincia. 
En 5to grado se incluyó una primera etapa recreativa, cultural y deportiva en las escuelas y el viaje se integró a una segunda parte del Programa. De esta forma, el Pibes Bonaerenses cubría un ciclo de tres años en los cuales las instituciones realizaban tareas en las áreas intelectual, artística y deportivo-recreativa. Las actividades eran ejecutadas en conjunto con las municipalidades, los Centros de Educación Física, las escuelas y la Dirección General de Cultura y Educación (Pibes Bonaerenses 1998).
El Programa ejecutó acciones tendientes a edificar la “identidad personal y bonaerense” de los estudiantes. Se trabajaron con la comunidad educativa y con las familias los conceptos de participación social y de solidaridad.

La cultura bonaerense
“Escuela y comunidad, estamos aquí reunidos formando la identidad de este suelo Argentino”. “Canción de Identidad” escrita por alumnos de 4to, 5to y 6to grado de Escuelas Bonaerenses

Las excursiones del PIBES y del Pibes Bonaerenses, se orientaron a profundizar los conocimientos sobre ecología, historia, geografía y aquellos centrados en la cultura provincial. 
En el año 1995 las escuelas participaron del concurso “Buscando la Bandera Bonaerense”. El P.I.B.E.S tomó dicha política educativa como parte de sus actividades. Resultado del concurso, más de 2000 niños propusieron 500 modelos de banderas para la provincia (PIBES 1995).
Desde 1996 se incluyó el eje vertebrador “identidad bonaerense”  y en palabras de Ángel Oviedo “el segundo ciclo de 3019 escuelas de la E.G.B. ahondaron en esta mágica búsqueda de la identidad, nunca acabada y siempre enriquecedora, y entre compañeros, docentes, familiares y comunidad elaboraron actividades para desempolvar el recuerdo, mostrar raíces, celebrar la memoria” (PIBES Bonaerenses 1998).
Como parte del Programa, en diversas escuelas se organizaron actividades tendientes a reflexionar sobre la identidad bonaerense. Los estudiantes realizaron entrevistas a sus padres y abuelos sobre las prácticas de deportes y acerca de los juegos  de “ayer y de hoy”. Ejecutaron consultas sobre la nacionalidad de origen de sus familias y acerca de cuáles eran sus actividades laborales. Una institución de Olavarría investigó sobre la familia de los pueblos originarios de los Catriel. Alumnos de una escuela de la localidad de Rojas mencionaron, con orgullo, que “nuestra identidad es bien argentina y sobre todo bonaerense”. Estudiantes y docentes de Lengua y Edición Artística hicieron dibujos y escribieron una emotiva poesía:

Desde hace meses que estamos trabajando muy contentos,
para aprender con los chicos, sobre cosas que yo entiendo.
Lo sé porque vivo aquí, en esta bella provincia,
donde se puede hacer todo, porque ella todo lo brinda.
Nos da la Pampa ondulada, el trigo, el mar, las riberas,
y el sueño eterno del hombre de hacer verdad sus quimeras.
Es el lugar, que yo pienso, fue elegido para hacer de él un sitio distinto,
de hombres con mucha fe.
La fe que les da la tierra, tan fértil como ninguna,
un sol y un cielo brillantes, que no lo asustan las brumas.
Si hasta en el lugar que vivo, junto al Río Paraná,
los seíbos cantan al viento, que son la Flor Nacional.
Y los gauchos que estuvieron, en esta tierra bendita,
nos legaron la guitarra, la huella y la sortija.
Por eso espero que nunca ningún bonaerense olvide,
que pertenece a esta tierra, que si la quiere, la cuide,
que sólo el trabajo nuestro sin odios y sin rencores,
hará que estemos al frente ¡y seamos los mejores!

La logística del Plan
Dada la envergadura del Programa se conformó una importante estructura logística que incluyó la capacitación del personal y la formulación de manuales de procedimiento. Se trabajó con mucho detalle la organización de la amplia comitiva del viaje y la planificación de la estadía de niños y de docentes y para eso se contrataron supervisores de servicios y de acompañamiento docente y pedagógico (1 profesor cada 10 alumnos). Se planificó con antelación la seguridad de los participantes y la cobertura sanitaria durante las 24 hs, entre otros temas.
Luego de la primera experiencia de 1993, se tomó la determinación de utilizar los hoteles de los sindicatos que eran de mayor envergadura que los privados, tenían comedores más amplios y su personal estaba preparado para recibir turismo social. Estas características hoteleras facilitaban la organización y evitaban desdoblar los cursos o tener que movilizar a los jóvenes a la hora de comer. 
El menú fue evaluado nutricionalmente y los proveedores se obligaban a cumplir un servicio de calidad del almuerzo, cena, desayuno y de la merienda que era preparada en viandas para facilitar las excursiones.


A más de dos décadas de implementado el PIBES y en pleno siglo XXI, la deuda social con los niños de la provincia sigue siendo inmensa y la mitad de ellos es pobre.  Para empezar a saldar este terrible drama, es necesario forjar una identidad bonaerense que nos marque un rumbo, que nos dé una renovada ética de convivencia humana y que nos otorgue una nueva fe para encarar la necesaria e impostergable refundación de nuestra tierra.

Bibliografía
PIBES (1995), Informe General, Dirección General de Cultura y Educación, Provincia de Buenos Aires.
PIBES (1996), Programa Infantil Bonaerense Educativo solidario, Dirección General de Cultura y Educación, Departamento de Impresiones, Provincia de Buenos Aires.
PIBES bonaerenses (1998) Años 1997 – 1998, Dirección General de Cultura y Educación, Departamento de Impresiones, Provincia de Buenos Aires.
Oviedo Ángel (2019) Entrevista personalizada.

martes, 18 de junio de 2019

Los nodocentes ingresan al gobierno de la universidad


Aritz Recalde, junio 2019

En el mes de octubre del año 2017 el Secretario General de la FATUN, Nelso Farina, mencionó que la actividad nodocente nació con la creación de la primera universidad en Córdoba en 1613 y puntualizó que “los nodocentes existíamos antes de ser la Argentina”.
Si bien los trabajadores del claustro fueron fundamentales desde el origen de la institución, la gran mayoría de los textos de historia de la educación no los mencionan. La causa de dicha omisión tiene diversas posibles interpretaciones. Por un lado, la universidad es una institución elitista que reproduce una ideología que considera al trabajo manual como una actividad secundaria, en relación a la tarea intelectual. Vinculado a dicha concepción, cuando la institución empezó a cogobernarse lo hizo solamente con intervención de miembros docentes. Asimismo, el proceso de ascenso y de mayor acumulación política de los nodocentes se dio a fines de los años sesenta y a principios de los setenta y fue interrumpido, violentamente, por la dictadura de 1976.
Ya sea por la ideología elitista y clasista de la universidad, por la derrota política o por otras causas, los nodocentes no aparecieron en la historiografía y se ocultaron o se ignoraron sus acciones y sus iniciativas. 

En el presente texto, vamos a comentar algunos antecedentes que documentan cómo se produjo el ingreso de los nodocentes al cogobierno. Además, describiremos un conjunto de sus propuestas para la organización de las universidades argentinas.

1.            Antecedentes legislativos y políticos del ingreso nodocente al cogobierno

Los nodocentes y la Ley Universitaria 13.031 de 1947
En el marco de la sanción de la nueva normativa universitaria del año 1947, el bloque de la minoría de la UCR presentó un Proyecto de Ley. El texto llevó las firmas de Luis Dellepiane y de Alfredo Calcagno e incluyó, por primera vez en el país, el ingreso de los nodocentes en el gobierno de la institución académica.
El artículo 9 del Proyecto detalló que “cuando se traten asuntos que conciernen directamente al personal auxiliar, técnico y administrativo, y al sólo efecto de intervenir en consideración tendrán derecho a asistir a sesiones del consejo superior, de los consejos directivos y de sus comisiones, con voz y voto, dos representantes de dicho personal, designados en votación directa o por asociación de empleados de la universidad que es su órgano legítimo”.
La mención a que sus miembros podían der elegidos por votación de la “asociación de empleados”, introdujo uno de los rasgos originales de los nodocentes cuyo claustro se caracterizó por el hecho de que el representante del cogobierno, es elegido por la asociación sindical.
El proyecto de la UCR no fue tratado y se aprobó la iniciativa del Justicialismo. La ley 13.031 no incluyó la participación nodocente en la gestión de la política institucional. El tema no fue mencionado en el debate del recinto de la Cámara de Diputados y el bloque de la UCR se centró en exigir la mayor participación de los estudiantes y la inclusión de los graduados. El radicalismo tampoco impulsó la medida en el año 1956, cuando integrando junto al socialismo el bloque político que organizó la dictadura de 1955, se hicieron cargo de las universidades.
La ley 13.031/47 estableció que para alcanzar el cargo de Rector se debían poseer diez años de diplomado y un título emitido por una Facultad nacional o ser profesor titular o adjunto confirmado de una universidad. Con dicha redacción, podrían ocupar el cargo los egresados o los nodocentes sin tener cargo docente.

Bases para una Nueva Universidad
En el año 1972 la Federación Universitaria de la Revolución Nacional (FURN) de la ciudad de La Plata, publicó las Bases para una Nueva Universidad.  El texto fue puesto a consideración de la Asociación de Trabajadores de la Universidad de La Plata (ATULP) que le hizo varios aportes y participó de su presentación pública (Godoy 1995: 118).
Este trabajo es uno de los pocos documentos de la etapa en dónde se propone la participación de los nodocentes en el gobierno de la universidad. Las Bases impulsaron el gobierno tripartito integrado por docentes, estudiantes y no docentes. En la iniciativa se sumarían además, miembros de la comunidad y de los gobiernos Provincial y Nacional.
La FURN abogó por un mayor compromiso de la enseñanza con la actividad productiva, política y social. La docencia, la ciencia y la investigación debían ligarse a los Planes Nacionales de Desarrollo.
Las Bases creaban un Departamento Central de Planificación dependiente de Rectorado, que tenía una función ordenadora y orientadora de toda la política institucional de la universidad.
La propuesta impulsó la formación de grupos de trabajo interdisciplinarios, la implementación de títulos intermedios y la adscripción obligatoria de los graduados y de los estudiantes a actividades de investigación. Los estudiantes serían instructores de sus compañeros y se fomentó la enseñanza teórica y práctica.
Las Bases propusieron refundar la estructura académica tradicional de la UNLP de cátedras y de Facultades e impulsaron para eso un sistema Departamental. Esta propuesta guío el proyecto universitario durante el tercer gobierno Justicialista.

La Federación Universitaria Argentina y los nodocentes
En el año 1973 la Mesa Directiva de la Federación Universitaria Argentina (FUA), impulsó un Proyecto de Ley. El documento llevó las firmas del Secretario General Marcelo Stubrin y del Presidente Miguel Godoy. 
El artículo 8 de la iniciativa constituyó a la Comunidad Universitaria con la participación de los estudiantes, con los docentes sin distinción de categorías, con graduados y con miembros nodocentes. En los Consejos Directivo y Superior los cuatro claustros tendrían igualdad de representación.
La propuesta sostuvo que “el personal no docente de la Universidad es miembro de su comunidad, teniendo por lo tanto las obligaciones y derechos que como tal establece la ley”. La elección de sus representantes se realizaría a partir del voto secreto, universal y obligatorio (artículo 33).
Los cargos nodocentes se cubrirían por concurso y el artículo 32 de la iniciativa fijó que “la Universidad Nacional posibilitará a los no docentes que lo deseen completar el ciclo de enseñanza secundaria a ingresar al ciclo superior de la enseñanza adaptando los horarios de trabajo con los de estudio”. 


lunes, 20 de mayo de 2019

65 medidas para una Nueva Universidad




I- Otra ley de Educación Superior
Somos concientes de que una nueva ley no resolverá la crisis universitaria y que únicamente el protagonismo y la participación del conjunto de la sociedad argentina y los diferentes sectores de la universidad, podrán planificar e implementar las reformas y acompañar la transformación de la Educación Superior que el país necesita. Hecha esta salvedad, no olvidamos la importancia que reviste el debate iniciado en lo concerniente a dicha modificación normativa de la Educación Superior. Creemos entonces:
- que las diversas fuerzas políticas y los estudiantes que componen la Agrupación 22 de noviembre, tras profundos análisis y extensos debates, debemos impulsar un debate amplio en el seno de la universidad pero también en toda la sociedad argentina tomando como base el discurso del 1ª de marzo de la Presidenta Cristina Fernadez de Kirchner y los proyectos de ley existentes actualmente en el Parlamento.
- que es necesario abrir este debate al gobierno universitario, a las organizaciones libres del pueblo y a los representantes de la soberanía popular.
II- Medidas Estudiantiles
Juzgamos cardinal establecer los derechos de los estudiantes, pero además, los “deberes” de la juventud de las Universidades nacionales. Con esta finalidad vamos a promover:
Respecto a los Derechos:
1- Implementación de una política de retención de la matrícula introduciendo cláusulas de compromiso de las universidades con este fin. Vamos a promover la fijación de acuerdos y pautas específicas en las Universidades sobre estos temas.
2- Desarrollo de un sistema de becas orientado a aquellos estudiantes de menores recursos y dirigido fundamentalmente a las carreras estratégicas.
3- Difusión de una política de descentralización de los ciclos introductorios y/o tecnicaturas de algunas carreras hacia los gobiernos locales del interior del país para el fomento en el acceso de los jóvenes de bajos recursos.
4- Promoción de la figura del Defensor Estudiantil.
5- Fomento para la construcción de comedores, guarderías y rampas para discapacitados.
6- Implementación de carreras cortas con tecnicaturas y títulos intermedios conservando la gratuidad de todos los niveles.
7- Implementación de un sistema de horarios de clase diferenciado para los alumnos full time y los alumnos que trabajan.
Respecto a los Deberes:
8- Sostener pautas mínimas de rendimiento estudiantil contemplando a aquellos estudiantes que trabajan, que son madres/padres o que presentan discapacidades especiales. Es importante favorecer una mayor tasa de egreso de los ingresantes.
9- Fomentar el Voluntariado social, e iniciar un profundo debate para que se amplié a todos los estudiantes.

III- Docentes, graduados y no docentes
10- La implementación de una Carrera Docente, en articulación con un sistema abierto de concursos.
11- La formulación de un régimen salarial centralizado.
12- El fomento de la capacitación permanente y los Posgrados gratuitos para los docentes de todos los niveles educativos en las áreas consideradas “estratégicas” para el Estado. Este derecho de los docentes, implica un “deber” con la sociedad que lo financia. Consideramos que deben priorizarse las áreas del conocimiento útiles al país y que en tanto es el Estado el que financia la Educación Superior, el es también el encargado de planificar y dirigir los postgrados.
13- Las medidas necesarias tendientes a terminar con el personal precarizado promoviendo la fijación de plazos y responsabilidades conjuntas entre las universidades, los gremios y el Ministerio de Educación.
14- La democratización de los concursos y ampliación y apertura de nuevas cátedras en las materias masivas. Especialmente, en las cátedras cuya composición tiene varios auxiliares.
15- Abogaremos por que se computen los criterios de pertinencia social de los proyectos docentes y la trayectoria de investigación en el Estado en los concursos.
16- El debate sobre la Ciudadanía Plena, el Claustro Único docente y el ingreso de lo no docentes a los Consejos.
17- Se reoriente la dirección de las investigaciones del Programa de Incentivos hacia una mayor utilidad social, priorizando las investigaciones científico tecnológicas de utilidad para el país. Vamos a favorecer la ampliación de las partidas y los montos destinados a dicha inversión. Vamos a acompañar el debate sobre la desburocratización de los trámites.

IV- Carreras prioritarias
18- Continuar, perfeccionar y profundizar las herramientas de fomento de carreras prioritarias como el PROMEI o el PROMAGRO de la SPU.
19- Modificar el perfil excesivamente profesionalista de las universidades
20- Establecer límites a la posibilidad de que las universidades abran carreras profesionalistas que no estén contempladas en la Política de Planificación Universitaria Nacional.
21- Desarrollar planes de estudio y perfiles de egresados relacionados a los problemas nacionales.
22- Impulsar un debate sobre la necesidad de relacionar los ingresos universitarios con el interés nacional.
23- Seguir sosteniendo la importancia de la CONEAU, rediscutiendo su función en relación a una Política de Planificación Universitaria Nacional. Vamos a fomentar la publicación de los listados de pares evaluadores y de los dictámenes de “no acreditación” del organismo. Vamos a promover la composición de un directorio con representantes universitarios, entre ellos estudiantes, y no universitarios óptimos para esa función.

V- Articulación con el medio y compromiso social universitario
24- La implementación en el currículum universitario de los temas prioritarios para el país y aquellos que revistan pertinencia social.
25- La creación deCentros de Investigación Científica e Innovación Tecnológica” en los Municipios.
26- El desarrollo de un Voluntariado permanente de graduados, docentes, no docentes y estudiantes.
27- Que los docentes Titulares con Dedicación Exclusiva participen de las actividades de la Secretaría de Planificación Económico Social o similares.
28- La creación de una Secretaría de Planificación económico social (o de Consejos Sociales Consultivos) para garantizar la participación de la comunidad y del Estado municipal a través de la presentación de proyectos, el ejercicio de un Presupuesto Participativo Local sobre un porcentaje de la inversión en educación, la planificación de la extensión, la implementación del programa de Voluntariado o en la implementación de audiencias Públicas.
29- Implementar una valorización de la extensión y la práctica social universitaria a partir de una suma de un 0,20 % del promedio anual a los alumnos que participen en proyectos de transferencia y articulación con la comunidad.
30- Un Servicio Social Federal para graduados de Universidades Nacionales.

VI- Gobierno universitario
Vamos a acompañar todas las medidas tendientes a democratizar el gobierno interno de la Universidad, pero creemos además, que la verdadera democratización de la Universidad se relaciona con su capacidad de expresar o no, los intereses de las mayorías populares del país. Vamos a promover entonces:
31- La Elección Directa de autoridades con un sistema de voto ponderado.
32- La participación plena en el gobierno universitario de los auxiliares docentes y los interinos.
33- La participación de los gobiernos provinciales y las organizaciones libres del pueblo (sindicatos, ONGs, cámaras de productores pequeños y medianos) en los órganos colegiados de gobierno.
34- Una sola reelección para rectores y miembros de la CONEAU.
35- El ingreso de los trabajadores no docentes al gobierno.
36- El debate sobre las representaciones de cada uno de los actores.
37- El régimen de Incompatibilidades y de frenos a las reelecciones indefinidas.
38- Los cupos de género en el gobierno.
39- Los Presupuestos Participativos en los Centros de Estudiantes.
40- La formación de un Presupuesto Participativo Local que permita destinar un porcentaje de los fondos de investigación a los temas requeridos por los gobiernos municipales y las organizaciones políticas, sindicales y sociales.
41- La formación de una Secretaría de Planificación Económico Social que articule la investigación y la extensión de manera estable y permanente, con la comunidad y el Estado.

VII- Articulación entre distintos niveles educativos
42- La instrumentación de un sistema de créditos que facilite el reconocimiento, acreditación y actualización de la formación y los estudios de los diferentes trayectos del sistema de educación superior.
43- Fomentar la participación de las universidades en los actuales CEPRES, promoviendo el ingreso de los estudiantes.

VIII- Integración Latinoamérica
44- La articulación normativa y de los programas entre las naciones del MERCOSUR y del resto de América latina y el Caribe.
45- La implementación de una Agenda Universitaria para el MERCOSUR.
46- La firma de convenios de intercambio y pasantías entre docentes y estudiantes del MERCOSUR, incluyendo el reconocimiento mutuo de aquellos programas acreditados.
47- La apertura y desarrollo de Cátedras libres y seminarios sobre la historia, el pensamiento y las luchas del movimiento obrero y campesino latinoamericano.
48- La formación de una Confederación de Estudiantes de Universidades del MERCOSUR.
49- La formación de un postgrado sobre la Integración Universitaria del MERCOSUR.

IX- Autarquía financiera y federalización del gasto
Consideramos que la crisis universitaria no se resuelve sólo a través del aumento presupuestario, sino que dicha situación es un problema que tiene raíces en la misma orientación que se imprime hoy a las universidades. Por ello, no vamos a renunciar al mejoramiento de la inversión educativa y por eso, consideramos positiva la implementación de las pautas de la nueva Ley de Financiamiento Educativo y en el tema universitario en particular, reivindicamos la importancia de la implementación reciente de partidas de dinero para rentar a los docentes “ad honorem” y se deben implementar pautas objetivas de distribución presupuestarias entre y para las casas de estudio.
En relación a los “derechos” de la universidad vamos a promover:
50- El desarrollo de un programa nacional de infraestructura universitaria.
51- La aplicación por parte de la SIGEN y la AGN de un sistema de auditoría económica específica para las universidades.
52- La fijación de pautas y metas temporales para eliminar en el corto plazo la cifra de los docentes “ad honorem”.
53- La revisión crítica del funcionamiento del programa FUNDAR en base a la experiencia del FOMEC para desarrollar una correcta política de calidad del aprendizaje y de apoyo a la universidad. Consideramos que los programas deben ser mejorados y que la oposición “consignista” que pide derogarlos sin ofrecer alternativas cae en el vacío retórico.
54- El desarrollo de un debate sobre la necesidad de revertir la concentración de recursos, universidades, alumnos y profesionales en Buenos Aires en relación al conjunto de las universidades de las provincias.
55- El sostén de la centralidad actual de la SIGEN, la AGN y la CONEAU en la evaluación y la auditoría a las universidades. Vamos a promover su permanencia y un debate acerca de las funciones específicas de cada uno de los entes.
56- Fomentaremos la presentación y publicidad de balances públicos y obligatorios de los ingresos y los gastos de las universidades.

X- Soberanía científica tecnológica
57- La formación de una ciencia aplicada al desarrollo nacional con el fin de alcanzar la soberanía tecnológica. Vamos a promover la creación de patentes argentinas, públicas y privadas.
58- La introducción del debate acerca de los mecanismos cientificistas existentes para la acreditación de investigaciones de los fondos públicos nacionales (SECYT, CONICET, etc.) con el fin encuadrarlos en el marco de la Política de Planificación Universitaria Nacional.

XI- Universidades privadas
Vemos de forma positiva la existencia actual de importantes competencias del Estado para la regulación de las Universidades Privadas. Estas universidades deben encuadrase en la Política de Planificación Universitaria Nacional.
Vamos a promover:
59- Su inserción programática y curricular en el marco de la Política de Planificación Universitaria Nacional.
60- El ingreso docente por concurso.
61- La obligación de apoyar el perfeccionamiento de sus docentes de forma gratuita.
62- El avance en la formulación del ingreso al gobierno de la Universidad de los alumnos, los docentes, los graduados, los no docentes y los representantes del Estado municipal.
63- La obligatoriedad de desarrollar la investigación y la extensión.
64- El derecho a que sus estudiantes provenientes de hogares humildes también reciban becas del Estado nacional, en simultáneo con la eximición del pago de aranceles.
65- El derecho a que sus programas académicos definidos como prioritarios por la planificación nacional, sean apoyados con créditos subsidiados, similares a los que benefician a las PYMES.