lunes, 9 de noviembre de 2015

YPF y la Nueva Argentina

Aritz Recalde, noviembre 2015
“Hay que tener siempre presente que aquella nación que pierde el control de la economía, pierde su soberanía”. Juan Perón

En el año 2012 los legisladores del PRO votaron en contra de la nacionalización del 51% de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF). La decisión es coherente con la ideología de CAMBIEMOS, fuerza en la que hay lobistas de la YPF privada como es el caso de Federico Sturzenegger, que fue Economista Jefe de la empresa entre los años 1995 a 1998. Mauricio Macri anunció que en caso de ganar la elección presidencial el 22 de noviembre, crearía un Ministerio de Energía y pondría en su conducción a Juan José Aranguren. Aranguren es un neoliberal declarado y actualmente está a cargo de la empresa anglo holandesa Shell Argentina. El funcionario de la compañía extranjera, adquirió notoriedad pública por su enfrentamiento a la política de control de precios del Estado Nacional durante el gobierno de Néstor Kirchner. Como respuesta al atropello a la soberanía por parte de la petrolera, el ex presidente convocó a “no comprar más a Shell ni una lata de aceite y que se den cuenta de que los argentinos ya no soportamos más este tipo de acciones". Aranguren también está involucrado en los intentos de golpe de mercado y de devaluación del año 2014[1].
Macri, Sturzenegger o Aranguren proponen retrotraer la política energética a la época de la gestión privada extranjera anterior al año 2012. La decisión de nombrar a un representante de Shell, agravará aún más el problema energético actual que es el resultante de aplicar políticas neoliberales depredatorias y atentatorias de los intereses nacionales.
En nuestra opinión y a diferencia del punto de vista los intelectuales y políticos representantes de empresas trasnacionales de CAMBIEMOS, consideramos que la nacionalización de YPF del año 2012 es un primer paso sumamente positivo para la soberanía nacional.

La YPF nacionalizada es parte de la Nueva Argentina
“Es menester acelerar la marcha hacia el Junín y Ayacucho económicos, terminando así el ciclo que se inició en Buenos Aires el 1 de agosto de 1929 (nuevo San Lorenzo) en que YPF rompe los trust, tomando la dirección y el contralor del mercado del combustible liquido en Argentina”. Enrique Mosconi

La ley 26.741/12 declaró de “Interés Público Nacional el logro del autoabastecimiento de hidrocarburos” y estableció de “Utilidad Pública y sujeto a expropiación el 51% del patrimonio de YPF S.A. y Repsol YPF Gas S.A”. Según datos del Ministerio de Economía, la expropiación de YPF se realizó con una emisión de bonos con un valor nominal de 5.000 millones de dólares (Bonar X US$ 500 millones; Discount 33 US$ 1.250; Bonar 2024 US$ 3.250) (Ministerio de Economía 2014: 4).
La recuperación estatal de la mayoría accionaria de la empresa energética, implica la refundación política y económica del país. A partir de ahora, la dirigencia argentina ocupa un nuevo rol en el  mundo y se integra a otras naciones que aplican un control estatal estratégico de los hidrocarburos, como son los casos de Brasil (Petrobras), Rusia (Rosneft y Gazpron), Bolivia (YPFB), China (CNPC y SINOPEC) o Venezuela (PDVSA).
El control estatal de los hidrocarburos hace a la independencia económica de los países y forma parte de la seguridad nacional. Enrique Mosconi fue claro y conciso a la hora de fundar YPF en el año 1922 y postuló que el país que no administra su petróleo se encuentra en “una situación de peligro (…) dependiendo del extranjero para su aprovisionamiento en época de paz como de guerra, declaraba un estado de manifiesta inferioridad”. Las palabras del fundador de YPF adquieren suma actualidad y solamente es cuestión de analizar el origen de las guerras que protagoniza EUA en Libia, Afganistán, Irak y en el conjunto de Medio Oriente.
Con la ley 26.741/12 el país expropió a una empresa imperialista y recuperó parte de la soberanía entregada al extranjero y a los grupos económicos locales. Es bueno resaltar, que YPF nació con financiamiento estatal en el año 1922 y que recién luego de décadas fue privatizada. La construcción originaria retomó la estructura de la Dirección General de Explotación de Petróleo de Comodoro Rivadavia, que fue creada en 1910. Este mismo año, se sancionó la primera ley de reservas. Entre los miembros de la flamante Dirección, estaban los ingenieros Luis Huergo y Enrique Hermitte.

YPF estatal y la soberanía nacional
 “Una nación que acepta la teoría librecambista de otra no es una nación, pues está favoreciendo, al desguarnecer su propio mercado, a la industria extranjera, y en consecuencia, frenando su propio desarrollo industrial, base de toda independencia nacional.” Juan José Hernández Arregui

YPF produce y comercializa el 55% de las naftas del país, dejando muy por detrás a Shell, Esso, Petrobras u Oil. La empresa participa del 28% del mercado de gas (Di Dicco 2014). 
Como resultado de la explotación neoliberal, YPF estaba perdiendo reservas y aumentaba la importación de hidrocarburos para abastecer el mercado interno y la industria. Entre los años 2003 a 2011 durante la gestión privada de REPSOL, la producción anual de hidrocarburos de la empresa disminuyó un 44%. Por el contrario, desde el año 2012 la producción aumentó un 6%. En tiempos de gestión privada, la producción de gas disminuyó un 37% en menos de una década (2003/11). Ya recuperada por el Estado, se detuvo la caída y se inició un crecimiento paulatino (Ministerio de Economía 2014).
La recuperación de YPF por parte del Estado favorece la soberanía nacional, al menos, en los siguientes aspectos:
a-     Mejora la competitividad de la producción.
“La forma más característica de la agresión exterior en América Latina ha sido la agresión económica.” Enrique Gugliarmelli

YPF regula los precios de combustibles y sus derivados en la Republica Argentina. Sin energía a bajo costo, la economía nacional perderá competitividad. Se debe tener en cuenta que la industria consume el 26, 8% de la energía de fuentes secundarias (electricidad, gas, motonaftas, diesel, etc.-), el transporte lo hace en un  30,7% y el universo residencial un 27,2%.  La distribución del gas por redes fue en un 44,1% residencial, un 35,8% industrial y por debajo le siguió con un 12,2 % el transporte y con el 7,9% el comercial / publico. Los combustibles diesel / gas oil son utilizados casi en su totalidad, en la producción agropecuaria (32,1%) y en el transporte (66,3%)  (De Dicco 2015: 8 - 10).
En un mercado oligopólico es fundamental la tarea de la YPF estatal, que tiene que fijar un precio de referencia. Es importante tener en cuenta, que la extracción del 75,2 % del petróleo se concentra solamente en cinco empresas que son YPF (37,8%), Pan American, SINOPEC, Plaspetrol y Petrobras. En el mercado de gas ocurre algo similar y cuatro empresas manejan el 74% de la extracción (Total Austral, YPF -25,3%-, PAE y Petrobras).
YPF tiene tres refinerías (La Plata, Luján de Cuyo y Plaza Huincul) que implican el 51,2% de la capacidad instalada. Hay otras cuatro importantes que son Campo Duran en Salta creada por YPF en 1962, hoy administrada por PETROBRAS; San Lorenzo en Santa Fe fue construida por YPF en 1938 y hoy la opera la empresa de Cristóbal López (Oil combustibles); la refinería de Bahía Blanca tiene origen en el año 1926 con capital privado y actualmente la opera PETROBRAS; Campana surgió con capital extranjero norteamericano en 1911 y hoy es la firma AXION Energy controlada por Bridas y por Capital Chino; la destilería de Dock Sud la construyó en 1931 y hoy la administra la empresa Shell. La YPF estatal edificó la principal infraestructura de procesamiento de petróleo existente y desde su privatización en 1992 a la fecha, no se construyeron nuevas plantas (De Dicco 2014: 19, 31- 33).   
YPF va a intervenir en la fijación de precios de los combustibles, del gas del consumo diario de las familias, del costo del trasporte o de la electricidad. La generación de ésta última fuente de energía es en 60,9% térmica, seguida de la hidroeléctrica (35,3%), nuclear (3,2%) Eólica y Solar (0,5%) (De Dicco 2014: 67).
YPF participa de la industria petroquímica[2] y abastece a la producción, mediando en la formación de los valores de plásticos, pinturas, asfaltos, etc.
De la tarea de YPF dependen los salarios de los trabajadores y su capacidad de compra y la competitividad global de la producción argentina.

b-    Contribuye a la solvencia financiera.
“La presión económica aunque incruenta, ciñe más que la bélica”. Manuel Savio

El aumento de los niveles de producción, le permite al país reducir la salida de divisas resultantes de la importación de gas y de combustibles. Las administraciones privadas se centraron en el negocio de la exportación de gas y no en la sustentabilidad energética a largo plazo. En los años noventa mandaban nuestro recurso al extranjero, poniendo en riesgo el abastecimiento de la Argentina. Resultado de estas desacertadas políticas, solamente entre 2010 y 2013 le originaron al país una salida de 14.365.709.073 millones de dólares en concepto de las importaciones que hace ENARSA de Bolivia (5.882 millones de gas y 8.483 de Gas Natural Licuado) (De Dicco 2014: 24).
No fue la primera oportunidad en la historia en la cual desaprovechamos nuestros hidrocarburos y ya en el año 1936 Enrique Mosconi sostuvo que “nuestro país, que poseía ricos yacimientos en la Patagonia, importaba el combustible líquido necesario para su vida, su defensa y su seguridad”.
En el contexto actual de escases de divisas, el autoabastecimiento energético que impulsa YPF es una causa nacional.

c- Sustentabilidad energética.
“En materia de combustibles el objetivo fundamental de la Nación será lograr el autoabastecimiento del país”. Segundo Plan Quinquenal, año 1952

Una de las cuestiones que aceleró la expropiación de YPF fue la falta de inversiones y la distribución onerosa de las regalías que hacía la compañía. El manejo antinacional de REPSOL y de otras empresas del ramo, dejó como saldo al año 2011 un horizonte de reservas de petróleo de 10,3 años y de 6,6 años para el gas[3]. Previo a la expropiación de 2012, Argentina iba camino a agotar sus reservas de hidrocarburos y a aumentar su importación.
Las empresas privadas chantajeaban a los argentinos y cuando querían subir los precios u obtener algún beneficio sectorial, desabastecían las estaciones de servicio. Desde la expropiación y tema no casual, ya no hay inconvenientes de provisión en las 1500 surtidoras que tiene YPF. 
La recuperación de la empresa por el Estado está permitiendo reinvertir las regalías en exploración, perforación y ampliación de equipos y de la infraestructura de YPF. Hoy la empresa tiene un Plan Estratégico asentado en tres ejes:
I-      Cuencas Productivas: en el corto plazo se propone aumentar el rendimiento de las cuencas Neuquina y del Golfo San Jorge;
II-     Explotación de hidrocarburos no Convencionales: YPF está avanzando en los proyectos de Vaca Muerta (Cuenca Neuquina) y en la formación D-129 (Golfo San Jorge). Según información oficial de la empresa, “se analizan potenciales recursos en las Cuencas Noroeste, Cuyana, Austral, y en la Chaco-Paraná”.
Argentina es la segunda productora de Shale oil, después de China. Este tipo de recurso presenta la particularidad de que “no tiene la suficiente permeabilidad para que el petróleo y el gas puedan ser extraídos con los métodos convencionales, lo cual hace necesario la aplicación de nuevas tecnologías” (Datos oficiales de YPF).
III-    Búsqueda de Nuevas Cuencas.

Por primera vez luego de su privatización, YPF tiene una planificación nacional estratégica y está ampliando las reservas de hidrocarburos generando condiciones para la sustentabilidad energética en el mediano plazo. Tomando distancia de la lógica meramente rentista y cortoplacista, la nueva YPF hace hincapié en la explotación hidrocarburifica sustentable en términos medioambientales.

La función social de YPF
“El aumento de producción de combustibles, tendiente a lograr la expansión de los servicios públicos y la promoción económica general, estará destinado, primordialmente, al mejoramiento del nivel de vida y bienestar de la población”. Segundo Plan Quinquenal, año 1952

Hasta el momento de la privatización, YPF era una empresa importante en términos de fomento social del desarrollo de diversas localidades argentinas. La empresa era una fuente de empleo, en paralelo a que construía infraestructura, barrios y conjuntamente al Sindicato Unidos de Petroleros, brindaba asistencia social a las familias.
Con la privatización y destrucción de la compañía petrolera, diversas localidades perdieron su fuente de ingreso conduciendo a la pobreza y el abandono a miles de familias. Lo que fueran prósperos polos de desarrollo, en los años noventa, protagonizaron las puebladas contra el desempleo y el hambre de Cutral Co y Plaza Huincul (Neuquén) y Tartagal y Mosconi (Salta).  
Un artículo de Leticia Muñiz Terra sostiene que luego de la privatización de YPF “se produjo la desvinculación de 31.356 trabajadores, es decir un 84,6% de su dotación de personal (…) en la Refinería La Plata la plantilla de trabajadores se vio reducida en un 89%, pues pasó de estar conformada en 1991 por 5.400 empleados a 600 en el año 1994 (Muñiz Terra 2014).
A partir del año 2012 YPF está ampliando su producción, cuestión que permite crear nuevos empleos directos y de proveedores locales que sustituyen importaciones.
Entre sus actividades, la empresa emitió bonos por más de 2.000 millones de dólares, ofreciendo ámbitos de inversión para mediados ahorristas que con ello, financian el progreso del país.

Integración Nacional
“La distribución de combustibles tenderá a activar el desarrollo de las economías regionales promoviendo en ellas la radicación de industrias”. Segundo Plan Quinquenal, año 1952

El neoliberalismo se propuso debilitar el Estado Nacional. Entre los mecanismos utilizados se encuentran las privatizaciones de empresas estratégicas y la descentralización de funciones a las provincias. El aparato del Estado nacional fue destruido o malvendido y transferido a grupos económicos oligopólicos y trasnacionales. La nación delegó funciones educativas, de salud, de infraestructura y de manejo de los recursos naturales.
La Constitución de 1994 estableció que “Corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio”. Esta cláusula favoreció el debilitamiento del Estado, que perdió capacidad de regulación en relación a las empresas multinacionales. La sanción de la ley 26.741/12 y la expropiación del 51% de YPF, son un paso importante para recuperar poder nacional diluido en las provincias y enajenado en manos extranjeras.
Es interesante destacar, que el 83% de la extracción de petróleo del año 2013 proviene solamente de cuatro provincias que son Chubut (27,8%), Santa Cruz (21,9%), Neuquén (19,6%) y Mendoza (14,1%). En la extracción gasífera se produce un fenómeno similar y el 94,8% del extraído en la Argentina provino de Neuquén (43,3%), del Estado Nacional (11,9%), de Santa Cruz (9,4%), de Tierra del Fuego (8,4%), de Chubut (8,1%), de Salta (7,8%) y de Mendoza (5,9%) (De Dicco 2014: 18). La YPF nacionalizada está subsidiando la energía y el desarrollo sustentable de todas las regiones.
La ley 26.741/12 creó un Consejo Federal de Hidrocarburos con participación de todas las provincias. No hay posibilidad de federalismo sin un Estado Nacional fuerte y viceversa. La participación de las provincias mancomunadas, le otorgan poder y solvencia a YPF frente a las corporaciones extranjeras, en paralelo a que se distribuyen los resultados de la empresa entre todos los argentinos.
YPF está integrando energéticamente a la región con obras como el Gasoducto Juana Azurduy que une Argentina y Bolivia. A partir de ésta obra, se está construyendo el Gasoducto Noreste que llevará energía a las provincias de Formosa, Chaco, Santa Fe, Salta, Corrientes y Misiones[4]. Estas iniciativas se inscriben en el Plan Energético Nacional 2004 – 2019 del MINPLAN, que ya inició 23 obras de gasoductos con 1000 Km de cañería y que alcanzará a dos millones de hogares. Actualmente y como resultado de este Plan, en el periodo 2004 a 2013 un 33% más de argentinos tienen redes de gas (De Dicco 2014: 45-47).

Función científica
La fundación de YPF en el año 1922, conllevó la apertura de nuevos ámbitos de formación científica. Enrique Mosconi destacó que debido a la creación de YPF, en 1926 el Poder Ejecutivo aprobó la Escuela Industrial de La Nación y en el año 1928 se abrió Instituto del Petróleo en la UBA. El Rector de la universidad era Ricardo Rojas que sostuvo que “La cuestión de petróleo es también una cuestión de educación técnica superior y especializada, aspecto del problema que no debe descuidarse si queremos asegurarnos el éxito” (Mosconi 1983: 102-104)
La ampliación de YPF iniciada en 2012, demanda recursos humanos altamente calificados y es por ello que el CONICET y la empresa de energía están solventando proyectos de capacitación específicos para el área. La Fundación YPF financia becas de grado y de posgrado, Centros Culturales y otras instituciones abocadas a la ciencia, la cultura y la tecnología. Resultado del renacer de la actividad, la Universidad Nacional Arturo Jauretche con apoyo de YPF, abrió la carrera de Ingeniería del Petróleo.

Con la YPF nuevamente estatal recuperamos soberanía y dimos un paso firme hacia la conformación de la Nueva Argentina. Juan Perón explicó con claridad la centralidad que adquiere el control nacional nuestros recursos económicos y sostuvo que “ningún país es verdaderamente libre si no ejerce plenamente el poder de decisión sobre la explotación, uso y comercialización de sus recursos y sobre el empleo de sus factores productivos (…) el progreso económico dependerá exclusivamente de nuestro propio esfuerzo; de allí que el capital extranjero deba tomarse como un complemento y no como un factor determinante e irremplazable del desarrollo”:
  
Bibliografía citada
-  Bernal Federico (2015) Energía para el desarrollo y la inclusión social, Planeta, Buenos Aires.
-  De Dicco Ricardo (2014) Indicadores Energéticos de Argentina, OETEC. En línea http://www.oetec.org/nota.php?id=197&area=1 (última consulta noviembre 2015).
-  Ministerio de Economía de La Nación (2014) Nota técnica Nº 79, En línea. http://www.economia.gob.ar/peconomica/informe/notas_tecnicas/nota_tecnica79.pdf (última consulta noviembre 2015).
-  Muñiz Terra Leticia (2014) La privatización de YPF y la encrucijada laboral de sus ex-trabajadores. En línea http://www.oetec.org/nota.php?id=172&area=1(última consulta noviembre 2015).

Portales
www.economia.gob.ar




[1] Shell, Aranguren y el golpe de Mercado. http://tiempo.infonews.com/nota/3108/piden-investigar-a-shell-y-a-siete-bancos-por-una-corrida-cambiaria
[2]YPF es el principal productor de petroquímicos de la Argentina. Cuenta con tres plantas: Ensenada, Plaza Huincul y Bahía Blanca (50% Profertil), que elaboran benceno, tolueno, xilenos mezcla, ortoxileno, ciclohexano, solventes, MTBE, buteno 1, oxoalcoholes, TAME, LAB, LAS, poliisobutileno, anhídrido maleico, metanol y urea. YPF Química comercializa sus productos en el mercado local, donde es líder, y en el mercado exterior, con destinos como Estados Unidos, Europa, Mercosur y resto de Latinoamérica”. En línea. https://www.ypf.com/LaCompania/Paginas/downstream.html?C=ypf-y-la-industria
[3] Las reservas comprobadas se encuentran en las Cuencas Productivas del Noroeste, Cuyana, Neuquina, Golfo San Jorge y Austral.
[4] Gasoducto del Noreste. http://www.minplan.gob.ar/noticia/19192/comenzo-la-construccion-del-gasoducto-del-noreste.html

No hay comentarios: